Posteado por: caberna | 27 septiembre 2008

Yo no quería, me obligaron (II) (Relato de Santi)

(Si quieres música haz clik aquí)

¿Y qué queríais que hiciera, cuando tu jefe se va al rocío con su caballo y te deja a ti solo ante esa coyuntura?

– Santiago- ya que no está tu jefe, eres el encargado de recibir al ministro en las puertas del pabellón y acompañarlo hasta el palco de autoridades, cuando se acomode te puedes ir donde quieras.

– ¿El alcalde y los demás no saben donde esta el dichoso palco? -dije yo-.

El concejal me echó una mirada que atravesaba las paredes, yo me perdí por las gradas, y él seguía mirándome, como suele hacerlo un concejal del ayuntamiento.

Habíamos dejado el pabellón de Ciudad Jardín hecho un “dursesito”, todo listo para celebrar el Campeonato de Europa de Gimnasia Rítmica, con los tapices relucientes, las mesas de los jueces con sus flores y sus plantitas, el stand para las entrevistas de tv, etc.

Solo se permitía la entrada al parquet a aquellos que ensayaban los números que intervendrían en la inauguración. Un grupo de ballet me pidió permiso para hacer un ensayo general en el tapiz, -pero descalzos ¿eh?-. Desde la cabina de control, vi las huellas de los pies sucios en la moqueta.

– ¡¡Saliros inmediatamente de ahí, “so guarros” y lavaos los pies!!

Hasta las tantas les dieron a las limpiadoras con las aspiradoras para dejar aquello como estaba.

En el tejado de chapa se oían los estruendos de la tormenta que estaba cayendo, afortunadamente no había ni una gotera en el tejado.
Me dirigí a los servicios que usarían las autoridades. Estaban dándole al suelo una pintura especial para tapar los desperfectos de la solería, y les dije que cuando terminaran cerraran la puerta con llave y que no entrara nadie.

Me llama el concejal de deportes, el de la tierna mirada, y me comunica que hay que hacer otra inauguración antes de la nuestra, de otros eventos deportivos, que no se pueden hacer en la calle, porque está lloviendo mucho, y  que la presidirá el ministro de educación D. Alfredo Rubalcaba, así que cuidadín, pecador de la pradera (ya despuntaba por aquél entonces “Chiquito de la Calzada”). Lo primero que hice fue cubrir con un plástico inmenso los tapices, como lo había visto hacer en la Olimpíada de Barcelona, y que los invasores montaran su espectáculo.

Y llegó el día de la inauguración ajena, y yo con mi chaquetilla y mi corbata esperando al sr. ministro de la décima potencia mundial. Ya no llovía, pero había un profundo aroma a tierra mojada. Tuvimos una conversación intrascendente durante el trayecto sobre el tiempo en la costa del sol, una caterva de aduladores y pelotas nos seguía. Una vez aposentados les indiqué donde estaba la sala VIP y los servicios, y si necesitaban cualquier cosa, ahí estaba yo, si señor.

En el descanso, desde la cabina de control, observo que el ministro se levanta para ir a los servicios, y todos los acompañantes hacen lo mismo. Transcurridos unos segundos, me acuerdo que están cerrados con llave, uno de los conserjes salió corriendo para abrirlos. Me imaginé la escena poco después, el ministro aguantando las ganas, el conserje que no daba con la llave, y que llegó a decirle.- ¡tranquilo, tranquilo, muchacho!.- y juntando los muslos para no hacérselo allí mismo.

Dado que estos sitios se suelen hacer pocas reformas, allí estarán las huellas en el suelo del ministro que quiso hacer sus necesidades, porque todavía no se había secado la pintura.

El Campeonato de Gimnasia Rítmica se celebró con total normalidad, al final, en el marcador pusieron:

ORGANIZACION  10.

Santi.

Anuncios

Responses

  1. Gracias por la historia, Santi.
    Bueno, ya podemos leerla oyendo una música que podían haber utilizado supuestamente los y las gimnastas para acompasar sus ejercicios. He elegido a Falla porque siempre es un gusto poder escucharlo. Como habéis visto, al principio del post, debajo de la foto, hay un cartelito: Si quieres música, haz clik aquí. Bueno, pues eso. A partir de hoy iré incluyendo música en algunas ocasiones…
    Con el tiempo y una caña…
    Un abrazo y disfrutad con el post de Santi.

  2. Sigo con mi rollo… Ya he incluido música en algunas entradas antiguas (El casinillo de Hadú; La música).
    La idea que pretendo es que cada vez que se cite una pieza musical en algún post, se pueda oír mientras se lee, ya que la barra de reproducción se abre en una ventana distinta. ¿Vale? Pos eso.

  3. Otra cosa: Un abrazo fuerte a los amigos/familia de Melilla y de Ceuta que están sufriendo las consecuencias de los temporales de agua de levante que se nos han echado encima. Ayer le tocó a Melilla, esta mañana a Ceuta y esta tarde han caído chuzos de punta en El Campo de Gibraltar. El patio de mi casa (que como todos sabemos, es particular) se ha inundado y me ha faltado un pelín para que entrara el agua en la biblioteca. Por suerte, la tormenta nos dio un respiro y las aguas volvieron a su cauce (la alcantarilla volvió a tragar).

  4. Espero que el agua pase y disfru-
    temos del resto del veranillo que
    nos queda.Pienso ir a la playa para
    celebrarlo.
    Santi:Estos montajes se siguen reali-
    zando a diario.Es curioso ver como todos
    quieren salir en la foto con las caritas de peloteo
    y las sonrisas falsitas.Se acusa más en los
    gobiernos autónomos.¿cúanto vale la fiesta para
    inaugurar un trocito de autovia?

  5. Buena idea poner música, es fantástico. El tempo es esencial, por eso decía yo lo del fandango, tiene el mismo ritmo que el desarrollo del relato.
    Nunca había caido tanta agua en tan poco tiempo, esto no es normal. Decía esta mañana Juan Vivas, que no daban abasto las alcantarillas, en fín siempre que ha llovido ha escampido.
    Jose Antonio tienes mucha razón, cuando había un campeonato de estos nos invitaban al final a una comilona, casi siempre en la finca la concepción, era un verdadero derroche, aquello era como en las películas de la edad media, comida y bebida en cantidad y calidad, personal de la cafetería Lepanto, un montaje por todo lo alto, sin embargo, cuando se rompía una pieza de una caldera de los vestuarios tenía que comprarla yo de mi bolsillo, y a esperar que me pagaran la factura cuando a llos le diera la gana, si no se me perdía antes.
    Un día vieron al padre de Bush paseando por la calle Larios que había llegado en un yate, y sin preguntarle ni nada, le organizaron un almuerzo en la concepción, y se apuntaron todos los chikilicuatres de turno, se gastaron un millón de pesetas, y al final el expresidente rechazó la invitación porque tenia que zarpar enseguida, un compañero mio que asistió al almuerzo me dijo que daba asco verlos comer como cerdos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: