Posteado por: caberna | 31 agosto 2013

PERDÓNAME, TIERRA MÍA

Perdóname, tierra mía,
que no cante a tus patronos,
que no enarbole banderas
ni desfile con tambores.

Perdóname, tierra mía,
que no lleve el estandarte,
que no salga en procesiones
ni esté en la ofrenda de flores.

Perdóname, tierra mía,
casi me siento ilegal
siendo un poco “bicho raro”
sin rendirte los honores.

Perdóname, tierra mía,
que no crea en las medallas
ni en los dioses de la guerra;
prefiero estar en mi celda
lamentando los horrores.

.

Posteado por: caberna | 17 agosto 2013

NIEBLA DE AGOSTO

Niebla  Jose Carlos Ruiz Martín

Foto de José Carlos Ruiz Martín

Se lleva el día su rápida tarde,
callan los pájaros su dulce canto,
se cubre Ceuta del nublado manto
que acostumbra, cuando el sol ya no arde.

Se forma la niebla con gran alarde,
nubes llenas de lágrimas sin llanto
remontan baluartes, cubriendo tanto,
que hace, en agosto, noche la tarde.

Y al paso, se interna Ceuta en la niebla
-que aquí, los pescadores, taró, llaman-
como barco perdido en la tiniebla

de la corta tarde y la pronta noche,
que los caballas conocen y aman
como al sol de mañana, con derroche.

.

Posteado por: caberna | 23 junio 2013

Playa del Chorrillo desde la Piedra María

Chorrillo desde la Piedra María

La foto es de mi amigo Joaquín Garcia Estudillo.

.

Posteado por: caberna | 3 mayo 2013

BAHIA SUR (Ceuta entre la niebla del tiempo)

Mi mar guarda en secreto
historias de amores que nadie conoce.
Las esconde -de día-
entre la bruma y la espuma;
las susurra -de noche-
con voces de luna que borda
con hilos de luz de aquella bahía.

Mi mar saca, del tiempo,
su saco de oscuras historias
y las tiende en cubierta;
despacio, las presta
al dios de los vientos.
(Las sirenas se ríen,
al verlas mecerse
al son del levante).

Gritos salados de almadraba ocultan la tarde.
En la orilla, mis sueños alados
como alegres crías de pavanas,
levantan el vuelo buscando otra Luna.

Posteado por: caberna | 9 enero 2013

Ceuta (poema primero)

Cartel Ceuta

Posteado por: caberna | 11 agosto 2012

Paseo de los ausentes (canción)

Posteado por: caberna | 1 agosto 2012

PASEO DE LOS AUSENTES

Para convertir en canción el anterior poema, hubo que hacer cambios. La canción queda así:

PASEO DE LOS AUSENTES  (Paseo de las Palmeras, Ceuta)

(“¡Salud, noble ciudad, salud y honor!”) 

Con palmeras por el cielo,
las manos en los bolsillos,
puntapiés a burgaillos que
van rodando por el suelo.

Olor a garrapiñada,
las miradas de deseo,
las sonrisas de las niñas,
sin prisas por el paseo.

Hoy regresan los Ausentes
con los sueños por el aire;
van cruzando por el Puente
aunque no los vea nadie.

Paseo de los Ausentes,
que en mi mente está
tan lejos, tan cerca.

Voces de Ceuta
vuelven a sonar
camino del C.A.S.

(“Ceuta, mi ciudad querida”).

Ausentes, de madrugada,
dando vueltas en la cama,
se despiertan y comienzan
a acordarse de su Ceuta,

De su barrio, de su playa,
del salitre de la infancia,
del sabor del primer beso,
del regreso aún pendiente.

Hoy regresan los Ausentes
con los sueños por el aire;
van cruzando por el Puente
aunque no los vea nadie.

Paseo de los Ausentes,
que en mi recuerdo está
tan lejos, tan cerca.

Luces del puerto
que flotando van
en medio del mar.

Paseo de los Ausentes,
Ausentes de Ceuta.
Paseo de Las Palmeras,
tan lejos, tan cerca

Carlos Bernal.

Julio de 2012.

Posteado por: caberna | 17 abril 2012

AUSENTES DE CEUTA

A LOS AUSENTES DE CEUTA

(Dedicado a todos los que un día nos fuimos para siempre volver)

Ausentes –que dijera D. Juan-.
Ausentes que vienen,
ausentes que van.

Ausentes los de lejos, los de muy lejos
y los de cerca y los de no tan cerca…
Los que nunca se fueron del todo.
Los que solo extendieron sus ramas
dejando raíces en casa.
Los que siempre dicen muy claro
que son nacidos en Ceuta.
Los que solo tiraron del cuerpo,
dejando su alma caballa
correteando por San Amaro
o bañándose en la playa.

Ausentes…
los que siempre miran al Sur
buscando las tardes doradas,
buscando ese verde caballa;
el verde de la bahía
donde te mirabas tú.

Ausentes…
que cuando vamos a Ceuta
nunca decimos que vamos,
decimos que regresamos,
¡tanto dolió el marcharnos!

Ausentes…
que viven lejos
pero siempre están pendientes
del tiempo que hará en el Estrecho.

Ausentes…
Los que una madrugada,
dando vueltas en la cama,
se despiertan y comienzan
a acordarse de su Ceuta,
de la infancia, de la huerta,
de la puerta de su abuela,
de los juegos de los niños,
de las niñas del Caballa,
del Cervantes, del Casino,
de aquellos primeros vinos
y cigarros a escondidas,
de su novia tan querida;
de un paseo con palmeras
y las luces de neón
de un anuncio con estrellas
que decía: CasaRos;
de un cielo con palmeras,
de burgaillos por el suelo,
de sueños gastando suelas
Calle Real arriba,
media vuelta y hasta el CAS…

Porque solo las ramas se extienden,
las raíces no se van.
Por eso, “Ausentes de Ceuta”,
-como os llamara D. Juan-
podréis estar muy lejos
pero siempre estaréis cerca.

Carlos Bernal

Abril de 2012.

Posteado por: caberna | 15 enero 2012

La Mujer Muerta o Dormida

Con aquella vieja canción de los primeros años setenta, que compusiera a partir de un poema de mi buen amigo (“mi primo”) Jose Carlos Navas…

Con aquellos sueños de juventud…

Con aquella inocencia, felizmente no perdida del todo…

Con aquella guitarra tan mal tocada, casi a manotazos…

Con aquella musiquilla propia de los cantautores de los sesenta…

Con el mal sonido de una actuación en directo sin medios para grabar medianamente en condiciones.

Y seguramente con mucha nostalgia,

Dejo en youtube este montaje con fotos de distintos autores (pido perdón porque de algunas fotos desconozco la autoría) que dispararon su cámara hacia esa maravilla natural que es el Yebel Muza, monte al Norte de Marruecos, al otro lado del Estrecho de Gibraltar, muy cerquita de Ceuta, mi ciudad natal.

La única intención es recuperar estos momentos para que no se pierdan.

Posteado por: caberna | 2 enero 2012

REGALOS DE NAVIDAD

Recibo en estos días
-además de risas, buen vino,
familia y amigos-
varios libros de poesía.

Percibo el vino como la risa,
como “remedio infalible”
-publicaba, cuando niño,
la revista Reader’s Digest-.

Concibo a la familia
como recios bastones de apoyo
para cuando fallan las piernas.

Estimo a los amigos,
ellos son un buen puerto
donde poder amarrarse
cuando arrecia la tormenta.

Y admiro la poesía, que me desvela,
y que es todo lo demás al mismo tiempo:
Un lugar al abrigo para pasar el invierno;
la risa, invento de los dioses, que revitaliza;
la familia a la que agarrarse;
un trago de buen vino para recuperar las fuerzas,
y el amigo que conversa mientras veo caer la tarde.

Carlos Bernal.
2 de enero de 2012.

Imagen

« Newer Posts - Older Posts »

Categorías