Posteado por: caberna | 28 septiembre 2014

A VECES TIENE EL MAR

A veces tiene el mar
ese gris enfurecido
de día oscuro por dentro,
ese gris atormentado
que me lleva de la mano
a mi infancia de levante.

Me gusta entonces sentarme
a mirarlo justo enfrente,
y tratar, a duras penas,
de entender lo que me ofrece.

Otras veces me sorprende
con su azul despreocupado,
tan deslumbrante y eterno,
tan mareante y pausado…

Convengo, entonces, en mezclarlo
con el mío, más sencillo,
particular, mediterráneo,
indefinido, desocupado,
tan nostálgico y absurdo,
tan ignorante y sabio al tiempo
que del viento que le azota
aprendió a sacar ventaja,
escondiéndose en las rocas
de la playa que le hostiga,
para llevarlo a la brisa
que me acaricia la cara.

Y así atardece en mis mares
y así amerizan mis tardes.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: