Posteado por: caberna | 3 noviembre 2009

Nostalgia

Conozco este amanecer que firma “espe” (que espero no se trate de Espe Puño de Hierro, la dueña de la Comunidad de Madrid).

Amanece

Amanece en Ceuta, desde Garcia Aldave (Foto de "Espe")

Este amanecer lo he visto, lo he vivido, lo he tenido ahí al alcance de la mano, y ahora sigue ahí y yo sigo rozándolo con la punta de mis sueños.

Este amanecer de la foto me huele a humedad, a tierra negra, a  la  Plaza Vieja,  a bodegas y a la Lonja de Ceuta a altas horas de la noche cuando ya todos los bares habían cerrado; me huele a luces de bohemia, a sueños de una noche de verano, a paseo en coche hasta San Antonio para despejar los  vapores de una larga noche; me huele a discusiones filosóficas juveniles y baratas, a risas y canciones hasta el alba. Pero me trae, sobre todo, un fuerte sabor a nostalgia, la que despierta ese tiempo pasado que decía el poeta que fue mejor.

Ya, ya… si yo tampoco –igual que tú- creo que “cualquier tiempo pasado fue mejor”, como tampoco creo que la nostalgia tenga necesariamente que llevar ese componente de dolor (del griego –algia) que la etimología le endosa. Yo creo, como Maruja Torres (País Semanal, 1 de nov.) en una nostalgia sin dolor, una nostalgia placentera, benefactora, restauradora, cálida, sensual como una taza de chocolate caliente en una tarde de invierno. Creo en el sentimiento de bienestar que me producen ciertos olores, sabores, músicas, paisajes, amigos, momentos… y que me sumergen por un tiempo –contado, escaso- en un tiempo feliz.

No se trata de instalarme de forma permanente en el pasado, en un habitáculo rancio y casposo; de negar la felicidad buscada a día de hoy y la ilusión de un mañana mejor. No se trata de morir de pena por lo que fue y ya nunca más podrá ser.

Se trata de revivir, de profundizar, de rememorar esos instantes que nos hicieron muy felices y que nos hacen sentirnos ahora –al recordarlos- mucho mejor dentro de nuestro pellejo. Es como un reencuentro con ese niño que volvía del colegio oliendo a sudor y a goma de borrar. Y eso no tiene por qué ser obsesivo, ni malsano, al menos un ratito de vez en cuando, ¿no?



Anuncios

Responses

  1. Mira que eres lindo Carlos¡¡¡¡¡

    • Bueno, amiga, muchas gracias, pero seguro que son los ojos con los que tú me miras.
      Un fuerte abrazo.

  2. Amigo CABERNA cada vez que leo algo tuyo es como si me estuviera pasando a mi, trato de seguir siendo joven y quiero negarme a cumplir los 60 en Diciembre, pero de vez en cuando se vienen a la mente tantos y tantos recuerdos, que aparece eso que se llama NOSTALGIA, ¡ jo! ¡tio! 60 tacos llenos de sabores y olores a Melva, a leche en polvo, a sardina arenque de Basilio, ¡uf! lo dejo ya porque me entra la “llorera”.
    Saludos.

    • Pero veo, mi querido YO MISMO que han sido 60 tacos llenos de una riqueza enorme. El barrio y sus sabores se han encargado de mantenerte como estás, así, disfrutando de la vida, de la familia y los amigos. Y veo en el foro de nuestro barrio que eres un tipo muy querido; eso está muy bien, es lo mejor a lo que podemos aspirar: al cariño de los nuestros. Enhorabuena por eso.
      Un abrazo odonero.

  3. ¡¡¡Oooohhh!!!

    • ¡Aaaaaaahhhhh!
      Gracias, vecino. Un fuerte abrazo.

  4. Cuando los niños de Villajovita nos reencontramos, yo creo que todos pensamos algo parecido… ¿estamos haciendo un ejercicio de ñoñería, de refugio absurdo en el pasado? Pero recuperar el pasado con esas ganas, saboreándolo despacito y regodeandote en él, no es -de ninguna manera- un ejercicio de ñoñería. Si somos capaces de incorporarlo otra vez al presente seremos mucho más ricos… ¡Que bonita entrada, Carlos!

    • A mí también me dio cierto pudor nostálgico cuando nos reunimos los amigos de HNT las dos veces… Luego entendí que recordar el pasado, celebrarlo colectivamente, es todo un ejercicio de responsabilidad, siempre que puedas no avergonzarte de él. Quiero decir que hay gente que no puede recordar lo que ha sido sin que se le caiga la cara de vergüenza; esa debe ser la verdadera justicia, la que uno mismo se aplica con el tiempo. Pero los demás, la gente corriente, somos muy felices un ratito en la nave del pasado.
      Gracias por pasarte, compadre. Un abrazo fuerte.

  5. Recordar el pasado y asumirlo disfrutandolo no es ninguna ñoñeria es una gozada, porque un ser sin pasado no es una persona , es bonito recordar , situaciones, olores, sabores , yo soy muy de recordar olores , pero lo peligroso de este tema es anclarse en el pasado y no mirar al futuro con optimismo.
    YO MISMO no te preocupes por esos 60 tacos yo los cumplo en abril y me siento joven y llena de proyectos , espero que tu tambien

    • Es cierto, Rosi, los olores son de las cosas que con más facilidad me arrastran al pasado más remoto, a la más tierna infancia… Aquella ropa limpia al sol en casa, las tardes en la playa con su olor a algas… Tantas cosas que el olfato más profundo -el del cerebro- recuerda.
      Un beso y gracias por pasarte por este rinconcito.

  6. Un amigo mio hace unos dias,entre
    cafés y trabajo me dijo en voz baja
    por la calle Larios:
    –Querido amigo:Todos los de nuestra
    generación(se refería a los que ya cum-
    plimos los sesenta y matamos una y con-
    tamos veinte)somos unos privilegiados.
    –Hemos conocido la escasez a nuestro
    alrededor,hemos superado todos los miedos
    mezclando el trabajo con las canciones y
    hemos sido felices y ahora lo somos más al
    ver los logros conseguidos.
    Me gustó la forma de resumir sus años vividos,
    su optimismo,su alegría de sentir olores y sabo-
    res,su lucha diaria por apartar lo podrido de
    lo sano y hasta la forma de perdonar a los que
    durante toda su vida trataron y consiguieron a
    veces hacerle daño.Es un gran tipo.
    En un momento de nuestro paseo,sin saber por
    qué,nuestros cuerpos se pararon al unisono y
    mirándonos frente a frente,analizando nuestras
    frentes arrugadas,nos dimos un abrazo de esos
    que suenan fuerte pero no hacen daño.
    Sin saberlo,estábamos dando gracias a un Dios,
    el Dios de cada uno,con distinta Cara,con distin-
    to Cuerpo,pero al final un Dios que los dos per-
    cibimos que andaba por allí cerca escuchándonos.
    Fué una forma bonita de celebrar que tenía un
    año más y haciendo cuentas saqué que ya eran
    sesenta y tres.

    • ¡Vaya… veo que fue un paseo sentimental! No viene mal de vez en cuando dar un abrazo de verdad.
      Bueno, pues celebro que ya sean 63 y tan bien cumplidos.
      Un fuerte abrazo y otra vez felicidades.

  7. Qué más se puede añadir a todo lo dicho? Si es que la entrada junto con esa foto es una preciosidad y además produce “morriña”, esas cosas que se echan de menos cuando has sido feliz en una tierra y con los buenos amigos de esa tierra (que al final sienten lo mismo).
    Caberna, ya de paso, MUCHAS FELICIDADES y un gran abrazo

    • Sí, es verdad, hoy ha sido el santo de los Carlos… Siempre me hizo gracia el apellido Borromeo porque son dos cosas que nunca he conseguido hacer al mismo tiempo; o lo uno o lo otro, pero las dos creo que es imposible (perdón por el chiste facilón). Bueno, gracias, Gebirg, aunque no celebro los santos, porque son tantos… (otra vez perdón).
      Po zí, Ceuta produce morriña, niña. (vaya, otra vez; se ve qiue hoy estoy graciosillo).
      Un beso.
      Carlangas

  8. Muchas felicidades,Carlos,Charly,Car-
    litos,Caberna,Carlangas,suerte y que
    lo pases bien.Me voy a lo mio que se
    complica por momentos.Un beso.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: