Posteado por: caberna | 25 agosto 2009

Blues en estado puro

A veces el blues se hinca de rodillas, se humilla y le reza a estos dioses para que lo engrandezcan. Después, derrotado, abatido, se sienta a escuchar vestido con sus mejores galas. También de etiqueta, el Sol, generoso, se oculta aunque sean las tres de la tarde y deja paso a una noche inmensa, de un azul intenso, eléctrico. En el centro del escenario, la Luna -galáctico foco- ilumina a Erik Clapton mientras éste va destilando nota a nota la esencia del blues. A su lado Mark Knopfler le sigue de puntillas por el camino mágico hacia la feliz y eterna música. Los pasos los marca Phil Collins desde la batería. Es el blues en estado puro. Así suenan estos dioses de la música. En seis minutos y cincuenta segundos se puede alcanzar la gloria eterna… ¿Para qué más religión?

Dejad que el sonido se os cuele por los poros de la piel y que lo disfrutéis. Amén

Anuncios

Responses

  1. Dulce, fuerte, terrible, desgarrador… tierno, duro y flexible. Gracias Caberna por el regalo.

  2. ¡Jodeeeeeeer!

  3. Hoy me ha tocado a mi empezar el día con buen pie!! 🙂
    Gracias por éste despertar!!
    Me encantan los tres: Collins, Clapton (quizá más que ninguno…) y Knopfler y…nunca había disfrutado de los 3 a la vez. Fantástico este blues.
    Ea…! Disfrutemos…!!!
    Un abrazo

  4. Gracias a los tres por participar.
    ¡¡¡Que la música os bendiga!!!

  5. Él se hacía acompañar de un rabel y entonaba dulces y bucólicas melodías.
    Ella desde las altas almenas del castillo, divisaba al pastorcillo en la hondonada, rodeado de sus ovejas. Ansiaba, desde la lejanía, entender la poesía que manaba de sus labios.
    Entornaba los ojos y agudizaba los oídos y el sonido fué aumentando y sintiéndolo en todo su ser. Y se vió en medio del prado rodeada de gentes gritando y saltando y al pastor subido en un escenario rodeado de teas incandescentes y extraños aparatos que exhalaban los sonidos más inverosímiles.
    Erik Clapton le mandó un beso soplando en la mano, al tiempo que sacaba aquella desconocida música en su extraño rabel.
    Desconocida; pero que llenaba el aire de libertad.

    • Santi…me encantó!! 🙂

  6. ¡Y a mí también!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: