Posteado por: caberna | 4 febrero 2009

La travesía de D. Gualterio (Relato de Santi)


Walter Starkie era un hispanista irlandés que en 1.935 escribió un libro titulado Don Gitano, en el que relata la travesía de Ceuta a Algeciras en un pequeño vaporcito:

El "Ciudad de Ceuta"

El "Ciudad de Ceuta"

“Tomé en Ceuta un vaporcito y salté a Algeciras. Pronto me encontré sobre la calma azul del mar rumbo a Andalucía. Desde el barco contemplaba la ciudad de los “Siete Hermanos”, nombre que dieron los romanos a Ceuta como alusión a sus siete colinas. En la más alta de ellas, el monte Hacho, se asienta la columna de Hércules, en África. El oro del sol relucía sobre el peñón de Gibraltar alzado como un monstruo disforme entre el azul del mar. Visto desde África, resulta más formidable que visto desde Europa. Aparecía curtido, requemado, color de ceniza, en contraste con los fértiles parajes de ambos lados del Estrecho. Por la forma semejaba un león blanquecino y gigantesco con la cabeza vuelta hacia España y la cola en dirección a África. Pero no, el peñón no me recordaba a un león, sino a Hércules con piel de león, armado de flechas y arco, protegido por un escudo de oro, erguido y terrible a las puertas del mundo durante miles de años y separando con eterno esfuerzo los dos continentes. ¿Pudo imaginar el Dios, que la estrecha faja de agua que corría entre sus columnas iba a constituir una divisoria tan potente? Mi vaporcito navegaba entre las imponentes montañas que se levantaban a ambos lados del Estrecho. Mirando atrás, hacia Ceuta, veía un extenso territorio perdiéndose en las abruptas y salvajes alturas del Rif. Estas costas fueron durante siglos refugio de los feroces piratas berberiscos que arrasaban los países cristianos de extremo a extremo del Mediterráneo. Delante de mí contemplaba las montañas de Andalucía destacando sobre el azul del cielo y esfumándose la línea de la costa en el brumoso horizonte. Mi camino de andariego se internaba entre aquellas sierras en dirección a Ronda y a los nidos de águilas de las Alpujarras. El pico de Sierra Nevada, cubierto de nieve, sobresalía por encima de la niebla, contemplando a sus pies la fértil vega de Granada.
Nos deslizábamos ya por el puerto de Algeciras. Las campanas de una iglesia sonaron en la claridad de la atmósfera; repicaban y en el espacio entero parecía vibrar con el sonido de sus lenguas de bronce. En lo sucesivo, en lugar de la melancólica voz de Muecín al atardecer, oiría el grave son de las campanas. El minarete de los mahometanos se convertía en el campanario de la iglesia cristiana y el susurro de la fuente del patio de la mezquita se transformaba en los ecos del claustro de la catedral española.”


Curiosa e interesante panorámica de la travesía del Estrecho divisada por un extranjero. A otros, apenas nos daba tiempo a echar unas cuantas partidas de póker en el bar de la bodega del barco y desembarcar en medio de la feria de Agosto. Cualquiera divisaba otra panorámica que no fueran los estridentes sonidos de las casetas, los mareantes tiovivos y la insultante luminosidad.

Mila y yo os mandamos un fuerte brazo a ti y a Lucía.

Santi

Anuncios

Responses

  1. Gracias, amigo Santi, por tan bonita descripción de la travesía del Estrecho, que no conocía, igual que a su autor.

    Un abrazo y besos a Mila.

  2. Pertenece a la larga lista de quellos románticos e intrépidos viajeros deseosos de saber y dar a conocer el carácter y las costumbres de los españoles: Gerald Brenan, Washington Irving, Gabriel Jackson, Ian Gibson, Pierre Loti, George Orwell, este último vino a defender sus ideales con las Brigadas Internacionales, dispuesto a morir por ellos.
    Precisamente ahora, estoy leyendo “Homenaje a Cataluña”, de Orwell donde describe minuciosamente los acontecimientos ocurridos en el frente de Aragón, no tanto los detalles militares, como el sobrevivir en las trincheras, cubiertos de barro hasta la cintura, pasando toda clase de calamidades, la mala calidad del armamento comparado con el del bando nacional.
    Era gente que recorrían el camino a pié, o a lomos de famélicas acémilas, confundidos con los integrantes de las caravanas. Como Don Gualterio, que acompañó a un grupo de gitanos, que lo bautizaron con el españolizado Walter, y también de ahí el título del libro, “Don Gitano”.
    En la Alhambra hay una puerta cerrada que pone: en esta habitación vivió y escribió el americano, Washington Irving “Los Cuentos de la Alhambra”.
    Romanticismo puro ¿verdad?

  3. Desde luego, puro idealismo y romanticismo el de los hispanistas así como el de los brigadistas que vinieron a dejarse la vida -muchos de ellos- en España luchando por ella.
    Como siempre, tus comentarios son muy instructivos.
    Muchas gracias, eres un lujo de amigo.
    Un abrazo.

  4. Santi, por mucho párrafo material, mundano y taur que añadas al final, no puedes ocultar tu alma de poeta…

    …se siente.

  5. Ojalá hubiera yo rozado la sandalia del Dante, o la toga de Eurípides o la vestimenta proletaria de Lorca, para escribir los mas maravillosos versos esta noche. Tan solo me queda el recuerdo de aquél amiguito del barrio de la calle Terraplén,con su cara sucia y su mal cuidada indumentaria; Evaristo, que al oir algunas canciones al piano entonadas en mi casa, me dijo: “vozotro lo que paza ez que zoi uno empoetaos”. No olvidaré aquél maravilloso piropo mientras viva.

  6. Jajaja, ¡Bendito Evaristo! Me acuerdo de él y lo recuerdo como un alma cándida, como uno de esos “santos inocentes” que Miguel Delibes retrata tan bien. Y me viene a la memoria aquel día en que yo paseaba la playa Benitez con mi indumentaria de socorrista militar (hacía la mili allí) cuando Evaristo pasaba junto a otros trabajadores contratados por el ayuntamiento para la limpieza de las playas ceutíes… Pues Evaristo que me ve y grita: “Carlos, ¡¡¡¡A ti también te han enchufao, ¿no?, Eh, Carlos, eh, ¿no? Carlos, eh, eh!!!
    A esa hora del mediodía, la barra de la caseta de la playa de oficiales de Regulares 1 de Tetuán estaba repleta de jefes y oficiales con sus familias tomando el aperitivo, al más puro estilo clásico colonial que vemos en las películas de cuando Inglaterra ocupaba La India. Más de uno, al oír aquellos gritos, volvió la cara para ver lo que ocurría. Yo, percatado del asunto y rojo como un tomate, no sabía donde meterme ni a dónde mirar. Ya no recuerdo si me acerqué a decirle que no gritara de esa forma, que me estaba vendiendo, o no lo hice; sólo recuerdo el mal rato que me hizo pasar.
    No entendí muy bien por qué decía eso de que “a mi también me habían enchufao”. Cuando llegué a mi casa y lo conté, lo comprendí. A Evaristo le había ayudado mi padre a conseguir ese trabajillo para el verano, por eso lo decía.
    Ya te digo, Santi, un “santo inocente”.
    Había personas en el barrio que darían para escribir una buena historia, Santi. Seguro que a ti te saldría bordao…
    Un abrazo.

  7. Queridos amigos,ya estoy de vuelta en casa,ha sido una vuelta anticipada,atropellada y triste,nos tuvimos que venir el miércoles,solo pudimos esquiar en tres dias dos horas,pero eso es lo de menos,nos tuvimos que venir porque ha muerto el hijo de mis intimos amigos,para nosotros uno más de nuestra familia,era muy joven,no habia empezado a vivir,tenia 29 años y muchos proyectos de vida y el jodido cáncer se lo ha llevado ,dejando aquí a unos padres,un hermano y una novia sin ganas de vivir.Siento mucho no poder ser la persona alegre que suelo ser pero es que me duele el alma.

  8. Hola, Rosi, me alegro de verte por aquí y siento mucho la muerte de tu amigo. Si la muerte de un ser querido siempre es dolorosa, mucho más cuando se trata de una persona joven que estaba empezando a vivir…
    Un fuerte abrazo.
    Carlos

  9. El pasado jueves murió en Ronda Alastair Boyd, autor de libros de viajes por España.
    Le podríamos calificar con el zarzulero nombre de “El último romántico”. Escribió De Ronda a la Alpujarras. Estaba casado con Híllary Bardwell por segundas nupcias, madre a su vez del famoso escritor inglés Martin Amis, considerado el Mick Jagger de la literatura inglesa.
    Alastair, era un luchador por la conservación del medio ambiente de la Serranía de Ronda, este lord inglés, en el 2007, se enfrentó a los promotores inmobiliarios que querían construir casas, hoteles y dos campos de golf en Ronda, y que llevó a Boyd a los tribunales.
    Otro entrañable personaje que habría que adjuntar a la lista confeccionada mas arriba.
    Para más información sobre este interesante personaje, buscar en Google.

    • Gracias, amigo Santi, por completar la información. Tus comentarios, como siempre, tan oportunos.
      Un abrazo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: