Posteado por: caberna | 1 agosto 2008

No me llamo Fernando (Relato de Santi)

Cuando yo nací, mi padre, al enterarse, se fue a la calle y se encontró con unos amigos, y estuvieron celebrándolo como Dios manda, tenía al mismo tiempo el encargo por parte de mi madre de ir al Registro Civil e inscribirme, también como Dios mandaba. Anteriormente en mi casa hubo controversia respecto a la elección de mi nombre. Unos años antes -antes de yo venir a este mundo- un hermano mío, Fernandito, murió de meningitis, a causa de un mal diagnóstico de un mal médico-pediatra. Mi madre al verme recién nacido, vio en mí a su hijo perdido, y decidió ponerme de nombre Fernando. Una tía mía, Pilar, hermana de mi madre, que vivía en Tetuán, y trabajaba en el Alto Comisariado, y que aún vive aquí en Málaga, muy mayor, a la que visito de vez en cuando, decidió intervenir en esta controversia sobre la elección de mi nombre.

El nombre de Fernando, se origina en mi abuelo materno, que tuvo no sé cuantas hijas y no se cuantos hijos, en Antequera, Málaga, y cada uno de ellos decidió ponerle a uno de sus hijos su nombre. Mi tía Pilar (Tía Pila), como la conocemos, siempre se ha destacado como persona muy pragmática, solamente tiene hijas, empezó a enumerar todos los Fernandos que habían desaparecido muy jóvenes en la familia, empezando por el abuelo, que después de tener tantos hijos murió viudo y además muy joven. Un hermano de ellas, Fernando con veintiocho años, murió en Marruecos, a éste creo que si no llega a morir de muerte natural lo hubiesen fusilado en la guerra seguro, (por liberal), y luego el citado Fernandito.

Le estaré eternamente agradecido a mi tía Pila que intercediera por mí. ¿Hoy no es el día de Santiago?, pues ponle al niño Santiago, que es un nombre muy español, y deja a los Fernandos descansar en paz.

Agradecimiento que se hace extensible hasta nuestros días, porque en tres o cuatro años han muerto unos cuanto primos Fernandos, el último, Fernando Argüelles, por cierto que el nuevo Pabellón de deportes de Antequera lleva su nombre, ya solo quedan dos primos Fernando.

Mi padre consiguió llegar al Registro Civil, con una melopea en la cabeza de nombres, yo creo que igual le hubiera dado ponerme Fernando, Armando, Hernando, Orlando, Genaro o Hermenigildo, ¡ah!, pero eligió el mas fácil, Fernando, de allí se fue a la iglesia de Jadú, después de haber degustado los caldos tan ricos que servían en el Bar Flor, y luego en el Bar California, y otros en alguna bodeguilla de los alrededores de la Parroquia, acompañados de los famosísimos pinchitos morunos, que nada tienen de español, pero fue al padre Artola y le dijo, “vensgio a insfdrivier a mifijo y le foy a foner Santiago de nombre”. ¡Olé!, menos mal que no me inscribió como Mohamed.

Cuando vine a Málaga a estudiar, los profesores me preguntaban por mi hermano Fernando, que cuando iba a aparecer, y les dije que Fernando era yo, claro en todos los papeles oficiales figuraba Fernando y yo firmaba los exámenes como me llamaba en realidad, Santiago.

Tuve que ir al Registro Civil de Ceuta con tres testigos, Juan Antonio Arias Liste, Teniente de Infantería, Antonio Bernal del Canto alto funcionario del Exmo. Ayuntamiento de Ceuta y mi padre Enrique García Gallardo, el juez me preguntó, cómo me gustaría llamarme, pero esta vez para siempre, y yo le contesté: Señoría, yo siempre me he llamado Santiago. Mandó que borraran en el libro del registro Fernando y encima pusieran Santiago, con la consiguiente firma de todos los testigos.

Después de renovarme no sé cuantas veces el carné de identidad, sin ningún problema, al cambiar a nuevo modelo digital, ese que salimos tan guapos todos, me exigieron que presentara fotocopia de la hoja del libro en la que aparecía el tachón. C’est la vie.

Santi.

Anuncios

Responses

  1. Amigo, no conocía las vicisitudes por las que has pasado a partir de querer demostrar que eres SANTI y no FERNANDO. Es curioso lo que son las cosas oficiales, hasta que no se demuestran con papeles, nada, no hay nada que hacer.

    Historia divertida, en la que queda claro que todos los padres de la época hacían lo mismo cuando les nacía un hijo. ¡Esos eran hombres, los de antes!

    Gracias por tu historia y un fuerte abrazo, SANTIAGO.

  2. Santiago: Fuerte historía para
    empezar la mañana.Yo tambien
    tengo algo parecido. Debido a los
    efectos del alcohol,nací un Veintiocho
    y me “inscrffieron” al dia siguiente.
    Mi madre es la única persona que me
    felicita el Veintiocho.¡Joder con las tajás!

  3. Lo que os digo: ¡Hombres! y no los mariquitas que estamos hechos nosotros y sobre todo nuestros hijos (jeje).
    Un abrazo.

  4. A mi no me cambiaron el nombre,ni la fecha de nacimiento,pero fuí la tercera niña que nacia ,las dos anteriores muertas,y como tanto mi padre como mi madre querian ponerme el nombre de sus madres me pusieron Maria Rosario,ambas abuelas,por si no habia más y todos contentos,y en mi casa desde niña mi padre me llamó Mari y mi madre Rosi

  5. Hay que ver la de cosas que nos
    pasaban a los pobres niños de la pos-
    guerra.Rosi:Igual que mi mujer,María
    del Rosario,Charo´s,igual que la tienda,
    (aprovecho cualquier excusa para hacer
    publicidad gratuita)Po,eso Rosi,vaya pechá
    desgracia tor er dia.
    Carlitos no les digas mariquitas a nuestros niños
    que nos denuncian.(je,je)
    Bueno dejarme que tengo que trabajar.Un beso
    para todos desde Africa…

  6. No,no,Jose Antonio que te equivocas “del” yo no ,mi padre cuando era pequeña me lo recalcaba,Maria por mi madre y Rosario por la otra abuela,asi sin el Del,yuxtapuestos los dos nombres.
    Por cierto la tienda en que ciudad está?

  7. De nada Carlitos, aprovecho desde aquí para agradecer a tu padre que figurara como testigo en este caso, aunque algo tarde (41 añitos nada mas).
    Hay muchas historias de estas, mi suegra no sabe si nació en 1926 o 1927.
    Rosi está en Melilla,al laito de Ceuta, la gente se cree que son dos ciudades unidas, la gente que no sabe geografía claro. Mi padre nació allí, pero con días se lo llevaron a la península.

  8. De nombres, más vale dejar de hablar… porque si os cuento que a mí me quería poner mi padre BENITO, pues ya está todo dicho, no?
    En fin, cosas del pasado que ya nunca volverá (por suerte)

  9. Rosi:Cuando doy recuerdos desde
    Africa,me refiero a MELILLA,aquí
    llevo Veinte años.Salí de Ceuta a
    los cuarenta y dos con un contrato
    de trabajo por un año para montar una
    Empresa aquí.Y aquí sigo.A propósito,
    donde estás tú,Rosi.??
    Santiago ha liado un poco el asunto por
    culpa de una coma que “se ha comio”
    …”Rosi está en Melilla”a ver, aclaren…

  10. Yo vivo desde hace la friolera de 32 años en El Puerto de Sta.Maria

  11. Tampoco es mal sitio.

  12. Triste apéndice para este relato. Hace unos días murió la tía Pila con noventaitantos añitos. El su funeral me entero, que en el mismo día que mi tía moría uno de los primos Fernando, de los dos que iban quedando, fallecía de un infarto sin previo aviso y rebosante de salud, (hasta ese momento), y precisamente me dió la noticia el único Fernando que quedaba. Malapata no?

    • Vaya, Santi, siento lo de tu tía y tu primo… Ya vamos dejando personas queridas en el camino. Un abrazo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: