Posteado por: caberna | 11 abril 2008

Mi abuelo

Mi abuelo Antonio

Mi abuelo Antonio

Mi abuelo era un gran tipo. Hombre de pocas bromas pero noble y cariñoso. Empezó a llevarme a las procesiones en sus brazos y terminé llevándolo yo a él.

Un día, como todos nosotros haremos, se fue despacito, sin hacer ruido, con el deber cumplido, pero dejando su estampa marcada.

Los domingos me invitaba a comer. La abuela Maria era una buena cocinera, mujer sumisa de aquellos tiempos dedicada por entero a las labores de la casa. Uno de esos domingos de puchero y tortilla de patatas me tenía una sorpresa.

En su mudanza de un piso a otro dentro de la misma calle General Sanjurjo (hoy Vitori Goñalons por aquello de las dos Españas) su antiguo inquilino había dejado olvidado un patín. Era tosco, hecho a mano, de madera gruesa y barnizado en oscuro que era el color de moda de aquellos tiempos. Enseguida lo probé por el pasillo de aquella casa antigua y era perfecto, con dos ruedas de rodamientos y una gran base unida a un fuerte tronco de manillar por un tornillo largo.

Creo que ese día apenas comí. Estaba deseando estrenar mi patín en La Cuesta recién asfaltada. Era el principio para después de mi admiración a todo lo que llevara ruedas.

Con un trozo de zapatilla vieja y un clavo le fabriqué un freno que nada tenia que envidiar a los ABS actuales. Bromas aparte, era la admiración de toda la pandilla, que seguían con sus carros mirándome con cierta envidia infantil.

Estaba deseando que mi madre me pidiera ir al Morro a comprar carne o frutas para utilizar mi patín como medio de transporte. Era ideal, podía moverme a mi antojo, eso si, primero con aquello a la espalda porque como ahora para bajar primero hay que subir ¿ó es al revés?

Un día se me cruzó la mujer del “Pavana” por la puerta del Hospital Militar. El buen freno falló y produjo tal derrape que me hizo estamparme contra la barriga de aquella buena señora, que para más problemas, estaba embarazada.

Me levanté del suelo y volví a caer de nuevo pero esta vez no por culpa del patín, sino por la tremenda bofetada que recibí como premio a mi travesura.

Luego vendrían más travesuras y más bofetadas todas por frenazos incorrectos de la vida y ya sin patín. Esta torta, como fue la primera, me dejó marcado y lo peor, sin poder contarlo a nadie.

“El Pavana” tenía su mote merecido. No lo llevaba por gusto. Su larga nariz, su ausencia de pelo y sobretodo, sus orejas largas y horizontales parecía que iba a echar a volar en cualquier momento.

Se dedicaba a arreglar radios a los barcos del puerto y a tener niños, muchos niños.

Un día, todos sus niños estaban con gripe. No lo dudó un momento. Tomó su vieja mochila y la llenó de botellas con agua tapadas con su corcho. Cargado pero contento, subió al monte, en García Aldave, abrió las botellas, vació su contenido y las volvió a tapar. La bajada fue más suave. Llegó contento a su casa y dijo destapando las botellas:

– “Hijos míos, respirad aire puro”.

Siempre que abro una botella de vino me acuerdo del Pavana, pero más del fresco aire de García Aldave.

Jose Antonio.

Anuncios

Responses

  1. Buen retrato de los abuelos y de la época. Y buen relato de tus andanzas a vueltas con la velocidad desde bien pequeño. Patines, bicis, motos, coches… solo te faltó hacerte astronauta para poder subirte a una nave espacial.

    Gracias por la historia. Un abrazo.

  2. Tal vez sea el mismo que esa señora llevaba en sus adentros, el que regenta una ferretería en la cuesta la bomba de Torremolinos junto con su mujer. Yo suelo comprar alli a menudo.
    Es imposible sacarle mas de dos palabras al chaval, es imposible mantener una conversación con él.
    Ayer lo ví sentado en bordillo de la carretera muy pensativo, lo saludé con el cláxon, pero como el que oye llover.

  3. Tenía muchos hijos “el Pavana”. Yo recuerdo a uno que era un poco retrasado y ayudaba a su padre llevándole los instrumentos y aparatos que utilizaba. Creo recordar que El Pavana era un buen técnico electrónico al que llamaban de los barcos que atracaban en el puerto.
    Me parece recordar que el chico se llamaba Juan. Jugaba a la pelota con los niños más pequeños, junto al Hospital Militar, donde tenía la academia particular mi padre, al lado de un zapatero remendón cuyo nombre no recuerdo pero que seguro que mi hermano sí. Por allí empecé yo mis aventuras musicales, con los hermanos Roldán, hijos del de la tienda que estaba en la curva detrás del quiosco y junto a la churrería…

  4. Veo que vuestros recuerdos son parecidos a los mios. Es curioso observar como tenemos en el “archivo” a estas personas como parte de nuestra infancia.
    El zapatero se llamaba Pepe,estaba entre la tienda de Roldán y la churrería las dos R.(Rosa y Rafael) “El Pavana” fué un adelantado en su tiempo.Parece ser que sus hijos ó al menos uno de ellos, no.
    Un Abrazo

  5. Geniales. Los dos; José Antonio y Santi. ¡Menudo par! Y que bien lo contais, jolines.

  6. Gracias MILANO.Leo tambien tu blog
    a diario y hoy me ha impresionado tú
    MARI CHOLIS.A veces mirarnos los za-
    patos es lo único que nos queda para de
    nuevo volver a empezar.
    Acabamos de perder a LOURDES,nuestra amiga
    del alma.Cuando le dí el último beso tambien
    sentí la misma impotencia de no poderle dar más.
    Luego,me senté en el pasillo del viejo Hospital,
    sofocado,llorando y aturdido y también me
    miré los zapatos.Más tarde,tuve que empezar a
    andar de nuevo para tratar de salvar a otra per-
    sona,alguién con la que convivo mas de cuarenta
    años. UN ABRAZO.

  7. Siento mucho lo de Lourdes, Jose Antonio. No la conocí pero sí fue tu amiga del alma, era muy buena. Siento esa sensación de vacío que te lleva a mirarte los zapatos como única salida. Pero te queda lo mejor… ya sabes, luchar por lo que tienes… y cada día como una nueva oportunidad.
    Un fuerte abrazo, hermano.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: